Vanesa Martín colgó el cartel de “no hay entradas”o “sold out”, la prueba de ello es que llenó el Wizink Center; un recinto que vibró con un espectáculo de sentimiento, luz y sonido que demostró la íntima relación que la une a su público, el cual coreó todas sus canciones de manera incansable y que se emocionó cuando una Vanesa totalmente entregada puso la piel de gallina del Wizink entero cuando tocó a piano sus temas más intimistas,  para explotar finalmente con sus temas más movidos, donde hay amor, desamor, sin olvidar sus raíces andaluzas,…unos temas que muestran su evolución a nivel artístico y personal, una evolución que ha ido creciendo progresivamente de manera segura echando raíces para quedarse en el panorama musical ante un público volcado y fiel, Vanesa es una artista que puede presumir además de tener el respeto de compañeros de profesión y críticos musicales. Ese cariño lo demostraron, Rozalen, Kany García y Pastora Soler, compañeras además de amigas, que saltaron al escenario a acompañar en este concierto mágico a Vanesa Martín, en el que hicieron que las personas congregadas allí disfrutaran en esos minutos la magia de sus voces.

Vanesa compartió con todos los presentes y en sus redes sociales, su agradecimiento al vivir una locura de noche, o sobrepasando todas las fronteras, como ella misma reconoció contando sobre el escenario todas sus vivencias desde que llegó a Madrid y se pateó sus calles en busca de su sueño.

Una Vanesa que llenó un estadio de sentimiento puro y que según sus propias palabras “le rebosaba el corazón”